Bale

Cuando llegó Bale al Madrid me pareció la “panacea” para el conjunto blanco. Potencia, gol, remate, disparo, pase, velocidad y regate. Era un 8-9 en casi todo, y un 7 largo en lo último. Estaba destinado a ser (de hecho lo ha sido) el segundo jugador aportando goles y el primero/segundo en asistencias de gol.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Y su evolución, que es lo que me gusta ver en los futbolistas grandes, creí que iba unida a la de un jugador que siempre me encantó: Van Persie. Tenía muchas cosas de él. Pero creo que le falta una, no tangible. El conocimiento del juego. Un tío como el galés, dentro del área es de por sí una amenaza constante. Salto+disparo demoledor+remate portentoso es sinónimo de 9 moderno. Es que como poco, esperaba de Bale un Davor Suker, que tenía menos poderío aéreo, pero igual más clase. Tenía muchas espectativas en Gareth. Y de hecho pensé que la dupla Gareth-Cristiano dominaría por años el mundo del fútbol. Pensé eso hace varios años cuando ambos minimizaron a la Juventus de Turín en fase de grupos. Pero no ha sido así. De hecho, no será así. Y me parece que no hay que mirar a otro responsable más que al propio Gareth.
la gran pregunta es si ha sido un tema de no ser capaz de asumir unas responsabilidades que sí tiene en la selección con la presencia de Cristiano o si sólo la táctica ha pesado en su pérdida de protagonismo.”

El problema de la responsabilidad es algo que ha estado siempre presente en Gareth Bale, no es algo nuevo. En contadas ocasiones se ha visto un Bale que agarre el toro por los cuernos, y creo que es algo que trasciende a la figura de Cristiano Ronaldo. Sencillamente, creo que es un jugador bastante frío al que el partido le tiene que llegar, porque él no lo va a tomar.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
A nivel táctico es evidente que el estatus de Bale ha cambiado, su situación me recuerda a la de James, . Como elementos exteriores prefiere jugadores con mejor motor y más dinámicos como Asensio o Lucas, frente a un Bale de movimientos más explosivos pero menos constantes. De alguna forma, Bale tiene una consideración táctica similar a la de Cristiano Ronaldo, de segundo punta con tendencia a caer a la banda, lo cual tratándose de la estrella del equipo, le tapa opciones.

El porqué de este cambio es difícil de evaluar sin conocer entresijos del día a día. Mi impresión es que las lesiones del curso 2016/17 dieron lugar a un nuevo Bale, muy mermado a nivel de confianza y un jugador de menor recorrido a lo ancho y largo del campo. La estadística ofrece algunos datos interesantes que van en esta línea. es un jugador que intenta menos regates y disparos de fuera del área, dos acciones que podríamos considerar muy ligadas a la confianza del jugador. De ser un jugador que promediaba >1.5 tiros lejanos por encuentro, ahora sólo supera ligeramente el 0.5; en el apartado de regates ha mejorado las últimas jornadas, pero hasta hace poco sus cifras en cuanto intentos había sufrido un descenso del 50% (de 4 intentos a 2