Zidane

Quizás por eso la decimotercera resultó si cabe el gran trofeo de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid, y el que más le enaltece como entrenador. La preocupación anímica del vestuario era un tema difícil de abordar, pero lo más complicado era tomar decisiones desde lo táctico para ganar la Copa de Europa estando inmerso en una dinámica tan negativa. Y ahí asumió varias que fueron clave. La primera fue el binomio Lucas Vázquez – Asensio, que le alejaba mucho de su idea inicial -básica para controlar- prácticamente como titulares. El equipo blanco pasó en ese momento a defender mejor ambas bandas, básico al no poder asentarse bien en campo rival con pelota, y a activar mejor a un Cristiano Ronaldo que sin que el equipo fluyera con el cuero, no conseguía encontrar zonas de remate limpias. Los dos extremos agilizaron las recepciones por banda y sirvieron más y mejores balones al portugués. Fue una forma de ganar cuando parecía que levantar otra Copa de Europa era una quimera.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
La segunda apuesta, más complicada si cabe por el ruido exterior, fue Karim Benzema. El francés dejó claro en la final contra el Liverpool que su perfil, tan genuino dentro de la plantilla, era para Zidane una vía de control a la que no podía renunciar, aunque eso dejase su imagen tocada de puertas para fuera. Y, por supuesto, la figura de Keylor Navas, que aún sin poder medir el impacto de la confianza del técnico galo en su rendimiento, indiscutiblemente encontró un contexto lo más favorable posible después de haber tenido dos errores importantes ante Juventus y Bayern de Múnich. Lo que mostró el técnico galo en los últimos meses fue un conocimiento concreto de las dinámicas de un equipo y de cómo saber focalizarlas en algo positivo a pesar de que ello supusiera un problema para el día a día, como quedó claro con el mal rendimiento que tuvo el Real Madrid en la última edición de la liga española, indiscutiblemente insuficiente. Quizás fruto de la bajada de nivel de la plantilla con respecto al curso 16/17, o quizás motivado por esa búsqueda de versatilidad para no perder una sola eliminatoria en tres temporadas de Liga de Campeones, pero la realidad es que Zidane bajó del cielo un balón que se convirtió en la novena Champions blanca, y lo devolvió a las nubes en forma de trece conquistas. Un mesías para el Real Madrid que, sin lugar a la duda, merece un reconocimiento histórico.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Su llegada fue importantísima porque los jugadores, miembros todos de la mejor plantilla del mundo, estaban en dinámica negativa y sin confianza. La recuperó, e incluso comenzó apostando por un plan más adociativo y propositivo que el de Ancelotti. Duró poco, y lo que parecía un plan de circunstancias con la CMK se extendió en el tiempo entre lesiones y la negación/impodobilidad de recuperar a James. A partir de ahí, lo que todos sabemos.
maravillosa gestión de la mayoría de los jugadores (excepto los más jóvenes este año y algún que otro caso como Isco hasta la lesión de Bale), bases tácticas muy sencillas y, por tanto, fáciles de cambiar y una misma idea de gusto por el trato del balón que se mantenía incluso cuando.

Zidane

Merece rescatar en este punto la figura de Cristiano Ronaldo, que evidentemente es otro de los grandes nombres del periplo de Zidane en el banquillo del Real Madrid, y que por su legendario aura dentro de la historia del fútbol quizás esté recibiendo menos protagonismo del merecido en este análisis. Por supuesto que el portugués siempre ha sido el finalizador de la sociedad que ha formado con Benzema, pero esa transformación del sistema del equipo le fue llevando paulatinamente a ocupar el área de una forma, si cabe, más constante. Aún jugando con doble punta,
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.Cristiano acudía a la posición de extremo izquierdo para no tener constantemente la portería rival de espaldas, pero la nueva composición le invitaba, aún llegando después de hacer algún apoyo fuera del área, a acabar siempre en el área. Es evidentemente uno de los aspectos clave para matizar el éxito de Zidane, sobre todo en la Copa de Europa, porque al control obtenido a partir de la táctica y el talento se sumaba la finalización del, probablemente, mejor rematador de la historia. Y eso fue lógicamente una carta ganadora cada martes o miércoles por la noche.
Después de Cardiff, clímax futbolístico del equipo blanco, llegó una temporada repleta de dudas. Quizás la pérdida de jugadores importantes para completar la rotación desestabilizó la rutina, aunque hubo dos factores quizás más importante para que el cuadro blanco afrontase el presente curso con el pie cambiado: la sanción a Cristiano Ronaldo, y la falta de continuidad por problemas físicos de Carvajal y Bale, que llevaron a una dinámica negativa. Zidane no podía tirar del 4-3-3 en el que creía, mientras que el rombo ni tenía a un Cristiano Ronaldo con el ritmo necesario como para terminar todas las jugadas, ni la figura de los laterales, tan exigidos con el plan Isco, lograba ser tan decisiva. Como el Real Madrid no alcanzaba el control buscado, su presión no era armoniosa, y ahí se evidenciaban las carencias para tapar la salida exterior del rival, que desquebrajaba el sistema defensivo de un equipo con escaso talento individual para recuperar la pelota.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Quizás por eso la decimotercera resultó si cabe el gran trofeo de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid, y el que más le enaltece como entrenador. La preocupación anímica del vestuario era un tema difícil de abordar, pero lo más complicado era tomar decisiones desde lo táctico para ganar la Copa de Europa estando inmerso en una dinámica tan negativa. Y ahí asumió varias que fueron clave. La primera fue el binomio Lucas Vázquez – Asensio, que le alejaba mucho de su idea inicial -básica para controlar- prácticamente como titulares. El equipo blanco pasó en ese momento a defender mejor ambas bandas, básico al no poder asentarse bien en campo rival con pelota, y a activar mejor a un Cristiano Ronaldo que sin que el equipo fluyera con el cuero, no conseguía encontrar zonas de remate limpias. Los dos extremos agilizaron las recepciones por banda y sirvieron más y mejores balones al portugués. Fue una forma de ganar cuando parecía que levantar otra Copa de Europa era una quimera.

Zidane

Quizás por eso la decimotercera resultó si cabe el gran trofeo de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid, y el que más le enaltece como entrenador. La preocupación anímica del vestuario era un tema difícil de abordar, pero lo más complicado era tomar decisiones desde lo táctico para ganar la Copa de Europa estando inmerso en una dinámica tan negativa. Y ahí asumió varias que fueron clave. La primera fue el binomio Lucas Vázquez – Asensio, que le alejaba mucho de su idea inicial -básica para controlar- prácticamente como titulares. El equipo blanco pasó en ese momento a defender mejor ambas bandas, básico al no poder asentarse bien en campo rival con pelota, y a activar mejor a un Cristiano Ronaldo que sin que el equipo fluyera con el cuero, no conseguía encontrar zonas de remate limpias. Los dos extremos agilizaron las recepciones por banda y sirvieron más y mejores balones al portugués. Fue una forma de ganar cuando parecía que levantar otra Copa de Europa era una quimera.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
La segunda apuesta, más complicada si cabe por el ruido exterior, fue Karim Benzema. El francés dejó claro en la final contra el Liverpool que su perfil, tan genuino dentro de la plantilla, era para Zidane una vía de control a la que no podía renunciar, aunque eso dejase su imagen tocada de puertas para fuera. Y, por supuesto, la figura de Keylor Navas, que aún sin poder medir el impacto de la confianza del técnico galo en su rendimiento, indiscutiblemente encontró un contexto lo más favorable posible después de haber tenido dos errores importantes ante Juventus y Bayern de Múnich. Lo que mostró el técnico galo en los últimos meses fue un conocimiento concreto de las dinámicas de un equipo y de cómo saber focalizarlas en algo positivo a pesar de que ello supusiera un problema para el día a día, como quedó claro con el mal rendimiento que tuvo el Real Madrid en la última edición de la liga española, indiscutiblemente insuficiente. Quizás fruto de la bajada de nivel de la plantilla con respecto al curso 16/17, o quizás motivado por esa búsqueda de versatilidad para no perder una sola eliminatoria en tres temporadas de Liga de Campeones, pero la realidad es que Zidane bajó del cielo un balón que se convirtió en la novena Champions blanca, y lo devolvió a las nubes en forma de trece conquistas. Un mesías para el Real Madrid que, sin lugar a la duda, merece un reconocimiento histórico.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Su llegada fue importantísima porque los jugadores, miembros todos de la mejor plantilla del mundo, estaban en dinámica negativa y sin confianza. La recuperó, e incluso comenzó apostando por un plan más adociativo y propositivo que el de Ancelotti. Duró poco, y lo que parecía un plan de circunstancias con la CMK se extendió en el tiempo entre lesiones y la negación/impodobilidad de recuperar a James. A partir de ahí, lo que todos sabemos.
maravillosa gestión de la mayoría de los jugadores (excepto los más jóvenes este año y algún que otro caso como Isco hasta la lesión de Bale), bases tácticas muy sencillas y, por tanto, fáciles de cambiar y una misma idea de gusto por el trato del balón que se mantenía incluso cuando.

Zidane

Merece rescatar en este punto la figura de Cristiano Ronaldo, que evidentemente es otro de los grandes nombres del periplo de Zidane en el banquillo del Real Madrid, y que por su legendario aura dentro de la historia del fútbol quizás esté recibiendo menos protagonismo del merecido en este análisis. Por supuesto que el portugués siempre ha sido el finalizador de la sociedad que ha formado con Benzema, pero esa transformación del sistema del equipo le fue llevando paulatinamente a ocupar el área de una forma, si cabe, más constante. Aún jugando con doble punta, Cristiano acudía a la posición de extremo izquierdo para no tener constantemente la portería rival de espaldas, pero la nueva composición le invitaba, aún llegando después de hacer algún apoyo fuera del área, a acabar siempre en el área. Es evidentemente uno de los aspectos clave para matizar el éxito de Zidane, sobre todo en la Copa de Europa, porque al control obtenido a partir de la táctica y el talento se sumaba la finalización del, probablemente, mejor rematador de la historia. Y eso fue lógicamente una carta ganadora cada martes o miércoles por la noche.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Después de Cardiff, clímax futbolístico del equipo blanco, llegó una temporada repleta de dudas. Quizás la pérdida de jugadores importantes para completar la rotación desestabilizó la rutina, aunque hubo dos factores quizás más importante para que el cuadro blanco afrontase el presente curso con el pie cambiado: la sanción a Cristiano Ronaldo, y la falta de continuidad por problemas físicos de Carvajal y Bale, que llevaron a una dinámica negativa. Zidane no podía tirar del 4-3-3 en el que creía, mientras que el rombo ni tenía a un Cristiano Ronaldo con el ritmo necesario como para terminar todas las jugadas, ni la figura de los laterales, tan exigidos con el plan Isco, lograba ser tan decisiva. Como el Real Madrid no alcanzaba el control buscado, su presión no era armoniosa, y ahí se evidenciaban las carencias para tapar la salida exterior del rival, que desquebrajaba el sistema defensivo de un equipo con escaso talento individual para recuperar la pelota.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Quizás por eso la decimotercera resultó si cabe el gran trofeo de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid, y el que más le enaltece como entrenador. La preocupación anímica del vestuario era un tema difícil de abordar, pero lo más complicado era tomar decisiones desde lo táctico para ganar la Copa de Europa estando inmerso en una dinámica tan negativa. Y ahí asumió varias que fueron clave. La primera fue el binomio Lucas Vázquez – Asensio, que le alejaba mucho de su idea inicial -básica para controlar- prácticamente como titulares. El equipo blanco pasó en ese momento a defender mejor ambas bandas, básico al no poder asentarse bien en campo rival con pelota, y a activar mejor a un Cristiano Ronaldo que sin que el equipo fluyera con el cuero, no conseguía encontrar zonas de remate limpias. Los dos extremos agilizaron las recepciones por banda y sirvieron más y mejores balones al portugués. Fue una forma de ganar cuando parecía que levantar otra Copa de Europa era una quimera.

El Gran Atletic

Aunque esta vez tengo la impresión de que Simeone va a ir con todo a por la presión alta. Le está dando rédito en los últimos partidos e incluso ha hablado de ello en rueda de prensa como un factor clave que les está favoreciendo. Siempre me parece llamativo que un entrenador destaque algo así antes de un derbi.
creo que la conexión Thomas-Costa puede ser demoledora si al final Zidane sale sin el rombo. Si en derecha está Correa, puede abrir la banda en canal recibiendo de cara, ya que Marcelo, aunque posicionalmente no es el caótico de antaño, sigue sin escoger bien la altura defensiva cuando no tiene una referencia clara por delante. Lucas y Asensio tienen mucho vuelo y si el Atleti carga la salida por el sector derecho con Thomas, eso le va a plantear una constante toma de decisión en transición defensiva. Me da que se puede quedar más de una vez en tierra de nadie y brindarle la línea de pase directa afuera hacia el argentino o dejar que le gane la espalda cuando el balón se filtre por dentro.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Lo que tampoco tengo claro es que todo esto pase de la teoría. Llama la atención, como comentas, que Simeone no esté trabajando en los entrenamientos ningún mecanismo de descarga del juego directo sobre costa para la segunda línea. En Londres se ha visto al de Lagarto mucho más fino en el raseo de balón y aunque no sea para activar las bandas, se está viendo que igual que hacía con Hazard, tiene la suficiente capacidad como para fijar a su par y dejar a Griezmann de cara. Necesita de un par de segundos, sí. Por eso en posicional no funciona como un activo en ese sentido (véase con España). Pero en un primer o segundo pase entre líneas, no ha dado tiempo a que el bloque defensivo rival repliegue y todavía hay espacios, con las líneas bien distanciadas.
Yo sin embargo pienso que va a influir más el factor descanso (Atletico actualmente con plantilla de 16 jugadores habiendo competido el jueves en EL vs. Madrid con plantilla mucho más larga y un par de días más de descanso pero con problemas en el centro de la defensa y partido de CL el proximo miércoles). Me extrañaría ver una presion axfiante sostenida durante demasiados minutos. Pero como bien dices, todo esto es pura teoría.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
A ver quiénes elige Zidane para el doble pivote si al final, como comentas, sale sin el rombo. La pareja Kovacic-Casemiro, que la he visto en muchas previas, parece partir con cierta ventaja. Y esta, como ya ha quedado demostrado durante la temporada, no es la mejor para dominar desde el pase. Si sale con ellos dos + Asensio-Lucas y Bale-CR, ¿igual es que Zidane ya está esperándose una fuerte presión del Atlético? Para mí, ahí puede estar la clave en muchas de las cosas que ocurran.
Con el plan menos asentado que ahora, eso sí, el Atlético visitó al FC Barcelona con una clara intención –al menos, de inicio- de esperar en lugar de presionar muy arriba.

Guardiola encajo perfecto en Inglaterra

Me encanta el fútbol. Es tan inasible… Guardiola y su MCI han dominado la Premier de principio a fin y debían iniciar el asalto a la UCL como escalón final de la evolución. Y quien lo descabalga es un equipo Premier. No me digáis que no es irónico. Soy fan acérrimo de Guardiola, a pesar de ser un pseudo madridista, como dirìa aquel, por como es capaz de compaginar una idea esencial (posición, posesión y protagonismo) con una impresionante capacidad de adaptación al entorno. A ver que propone para la vuelta. Será el partido más interesante de la jornada.
Guardiola confirma con esta liga que en un campeonato largo no tiene rival y si lo pierde es porque el rival ha tenido que rozar la perfección (Madrid de 100 puntos por ejemplo). Pero me deja frío la sensación de que aunque domine las ligas, no acaba de entender la champions y me a entrado un temblor frío al pensar que en esas dos semifinales que perdió con Messi tuvo mucha culpa, no sé… Han sido muchas decepciones en Champions que empañan su carrera sobretodo las que tuvo con Barça y Bayern… De todas formas era cuestión de tiempo que domine la premier, es el mejor técnico para una temporada de más de 30 partidos.
Aunque a mí lo que me sigue pareciéndome extraordinario es cómo impregna todo a su alrededor de su manera de entender el fútbol. Su trabajo a la hora de transmitir, convencer y alinear al jugador con las ideas que creen que son las más competitivas, es innegable.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
En Champions los tiene muy muy complicado pero veremos, si sucede finalmente, así, cómo se despide y qué ultima idea tiene preparada.
Una cosa que me llama la atención de Guardiola es el uso que hace de los interiores. Le gusta mucho el juego por dentro, pero no suele gustarle el intercambio de posiciones entre ellos. Generalmente su pareja de interiores siempre se mantiene cada uno en su sector, en lo que tildaríamos de un estilo menos moderno. Imagino que para favorecer que siempre estén vinculados a su triángulo exterior lateral-interior-extremo y forzar siempre la basculación rival para abrir espacios en el centro.
Reconociendo lo extraordinario entrenador que es, yo tampoco soy muy guardiolista, pero si hay una critica con la que no comulgo es con esa que afirma que Pep en un equipo pequeño no haría nada. Yo sí le veo capaz de firmar equipos de autor tipo Van Gaal con su AZ Aalmark.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Dicho esto, creo que en sus ultimas eliminaciones de champions, los equipos de guardiola no han sido capaces de competir a 180 minutos, siempre han tenido 45 o incluso 90 minutos que han terminado lastrando su techo en eliminatorias. Ahora, si hay algún entrenador capaz de ilusionar a los suyos con levantar tres goles en contra, ese es Guardiola.
La fijación de Pep por incorporar a Kyle Walker, un jugador bastante limitado en la circulación de balón y sin demasiada creatividad en el último tercio, estaba totalmente relacionado con su explosividad y velocidad. Después se vio cómo en ataque